Día de turismo y para acabar… París, segunda parte

París 2En el último post hablé sobre la primera parte del viaje a París, una escapada que se complicaba conforme pasaba los días. Os voy a contar lo que vimos en esos días y cómo empezó a liarse todo.

¿Qué visitamos?

Mientras escuchaba las peticiones de mi prima para que pasara algo que nos hiciera quedarnos más días de vacaciones, íbamos andando de un lugar a otro por las calles de París, por las que hacía un frío del de verdad, quiero decir, en España, siempre nos quejamos cuando viene el frío, pero yo llamo ‘el frío de verdad’ a ese que paso cuando en invierno visito Londres o, en este caso, París y se te congelan hasta las venas, pero nosotros no nos quedamos en el hotel casi ni para dormir, queríamos hacer muchas cosas debido a que no teníamos demasiado tiempo para estar allí.

Esto es lo que vimos en nuestra estancia ya que era un viaje fugaz, una escapada.

  • La Catedral de Notre Dame:

Está claro que es una de las cosas que no te puedes perder, personalmente, tenía tantas ganas de verla, que creo que me impresionó menos de lo que esperaba, creo que tenía en mente algo realmente maravilloso y, ¡claro que lo es! pero es cierto que no me sorprendió tanto como esperaba. Eso sí, descubrimos muchas cosas, por ejemplo, que las ceremonias que hacían los celtas allí, eran para ‘adorar’ al dios Júpiter, o que sirvió como primera iglesia cristiana en París, cosas culturales, que se convierten en más interesantes si en el momento de conocerlas estás en el lugar de los hechos.

  • El río Sena:

Al estar por allí, recordé haber estudiado (espero no equivocarme) que muchos pintores del siglo XX se inspiraron en ese río para hacer sus obras, y claro, pensar que reconocidos artistas expresaron tales obras, en parte, gracias a un río, pues ya que estás te dan ganas de ver cómo es el río. Además todo el mundo iba a visitarlo y no queríamos quedarnos sin verlo.

  • El barrio latino:

No sabría describir cuánto me gustó, tantísima cultura concentrada y la típica imagen televisiva en el que unos bancos al más puro estilo francés en medio de una avenida, ceden el paso al Palacio de Luxemburgo. También pudimos ver el teatro de Odéon y El Pantéon

  • El Pont des Arts:

El famoso puente polémico en el que las parejas dejaban su amor fijado para siempre bajo llave al poner un candado con el nombre de ambos en ese puente. Los diarios de todo el mundo hablaban del peligro que eso suponía ya que, era tal la moda, que el puente tenía que soportar toneladas de acero, pero la verdad es que era algo digno de ver. En París, estar enamorado o iniciar una relación con alguien, suponía ir a dicho puente a anclar el candado del amor y lanzar las llaves al agua de manera que el candado quedaría allí para toda la vida, pero no, miles de enamorados perdieron esa ilusión ya que se decidió enviar una brigada a que retirara todos los candados del puente. Yo siempre he pensado que para más de uno eso sería un alivio… a saber cuántas parejas de esas ya habían roto todo su amor y se habían tirado los platos a la cabeza pasando de amarse a odiarse.

  • La Torre Eiffel:

Torre EiffelMira que es alta, bonita y vistosa, ¡pues es lo que más nos costó encontrar! Puede parecer mentira, pero nos costó un poco llegar al lugar donde está situada la torre de 324 metros de altura. Y es que, desde algunas calles cercanas a nuestro hotel, se veía la parte más alta de la torre muy cerca, pero el ojo humano es así de puñetero y la torre estaba a tomar viento desde nuestro punto de partida. Y ahí íbamos los dos valientes a ver la Torre Eiffel, sin mapa ni nada, total, ya la encontraremos, y después de intentar entender a unos franceses a los que habíamos preguntado si nos podían indicar, comprobamos que el francés no es tan difícil y finalmente pudimos visitar la estructura más típica de París. Allí te explican (y si no, puedes leerlo) que tardaron más de dos años en construirla, que la visitan unos seis millones de personas cada año y una serie de curiosidades sobre la torre. Compré unos llaveritosy un gorro de París para que las orejas no se me congelaran y dimos una vuelta alrededor de la torre, nos hicimos un montón de fotos desde diferentes perspectivas, la tocamos muchas veces, como si nos estuviéramos despidiendo de ella y nos fuimos a pasear antes de cenar. Durante nuestro paseo, ya alejados de la torre, se iluminó con miles de bombillitas de navidad, y corriendo nos quitamos los guantes para intentar hacer algunas fotos de la torre iluminada, es algo que recomiendo de verdad, visitarla en época navideña para ver su iluminación que, aunque solo dura 10 minutos al día, es espectacular.

Último día en París… ¿no?

El día que nos teníamos que volver, decidimos ir tranquilamente a dar un último paseo por París y no liarnos a ver cosas con las maletas a cuestas arriesgándonos a perder el autobús que nos llevaría al aeropuerto a tiempo para embarcar. Paramos en un parque muy bonito, rodeado de columpios y zonas verdes, para hacernos unas fotos, hacía rato que llovía un poco, nada molesto, pero la lluvia empezó a convertirse en nieve y, sin saber el motivo, nos pusimos como niños pequeños a los que después de semanas esperando la nieve, veían su deseo hecho realidad al ver que nevaba lo suficiente como para hacer el mayor muñeco de nieve de la historia. La verdad es que empezó a apretar bastante, así es que decidimos ir a la parada de autobús y esperar allí, que al menos, no nos mojábamos.Nieve antes de subir al autobús

Llegó la hora, abren la puerta del autobús que va al aeropuerto, estaba nevando muchísimo, subimos todos los pasajeros y empieza el recorrido que nos llevaría de vuelta a casa y, de repente, vemos la mayor cola de coches que recuerde jamás, y eso que me he metido en las rondas de Barcelona en hora punta. Coches accidentados y una cola kilométrica que no acababa jamás. El conductor del autobús, que tenía muy poca educación, empezó a hablar por teléfono en un tono de voz un tanto alarmante. Pasaba el rato y de allí no se movía nadie, una hora más tarde, sin haber avanzado ni un solo centímetro, bromeaba con las señoras que tenía al lado intentando que se tranquilizaran un poco ya que, querían ir al servicio y no veían que era imposible que el conductor las dejara bajar a la carretera a pesar de su urgencia.

No solo estábamos agobiados de estar en el autobús durante horas, sino que se acercaba la hora en la que nuestro vuelo iba a salir y nosotros no habíamos llegado al aeropuerto, ni teníamos intención de hacerlo, así es que nos juntamos cuatro o cinco e intentamos preguntarle al conductor si sabía qué iba a pasar con nuestro vuelo. El hombre nos contestó que no había de qué preocuparse ya que ese autobús y el que venía detrás de nosotros, tenía el 100% de los pasajeros del vuelo y que el avión no iba a despegar sin nosotros porque además, nos comentó, que el autobús nos lo había puesto la misma compañía aérea y él ya había avisado, así es que, volvimos a nuestros asientos y pensamos ‘el avión no va a salir sin nosotros, no va a volar sin pasajeros, qué tontería’.

Cinco eternas horas de espera hasta que el autobús nos pudo dejar en el aeropuerto, pero no serían las más largas del viaje, todavía quedaban sorpresas para nosotros.

En la próxima publicación os cuento la sorpresa que nos encontramos al llegar al aeropuerto, la impotencia que sientes cuando necesitas hacerte entender y no puedes y os presentaré a nuestros nuevos compañeros de viaje que sufrirán con nosotros las próximas anécdotas.

Anuncios

Acerca de losdestinosdealberto

Me llamo Alberto y en mi blog cuento todo tipo de experiencias relacionadas con mis viajes, escapadas, actividades, turismo y ocio en general.

Publicado el 20 febrero, 2014 en Viajes y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: